La alta sensibilidad: el rasgo de personalidad que muchos desconocen

PAS

La alta sensibilidad: el rasgo de personalidad que muchos desconocen

Si eres una de las personas que se sienten profundamente conectadas con el mundo que los rodea, experimentan emociones intensas y a menudo se sienten abrumadas por la sobreestimulación sensorial, es posible que seas altamente sensible. Aunque esta característica a veces se percibe como una debilidad o un trastorno, en realidad puede ser una ventaja significativa en tu vida si la utilizas de manera efectiva.

En este artículo, te cuento lo que necesitas saber sobre la alta sensibilidad y cómo puedes aprovechar al máximo tu sensibilidad para vivir una vida más plena y satisfactoria. Descubre cómo la empatía, la creatividad y la percepción pueden ser tus mejores aliados en la vida, y cómo puedes cuidarte para reducir el estrés y la sobrecarga sensorial.

sensibilidad alta

Es importante entender que la alta sensibilidad es un rasgo genético de la personalidad y no un trastorno o enfermedad. De hecho, se estima que alrededor del 20% de la población mundial tiene esta característica.

Las PAS (Personas Altamente Sensibles) tienden a procesar la información de manera más profunda y a ser más sensibles a las emociones y estímulos sensoriales, lo que puede ser un desafío en algunos contextos, pero también una gran oportunidad para conectarse con el mundo y con los demás de manera más profunda. 

Si eres PAS, es probable que hayas experimentado la sensación de estar sobrecargado emocionalmente, sentirte abrumado en ambientes ruidosos o caóticos, o tener dificultades para tomar decisiones en situaciones complejas. Sin embargo, también es probable que tengas una capacidad única para captar los detalles, ser empático con los demás y tener una visión profunda y creativa del mundo. 

Para aprovechar al máximo tu alta sensibilidad, es importante que aprendas a cuidarte y a gestionar el estrés y la sobrecarga sensorial. Aquí te dejo algunas estrategias para que puedas cuidarte mejor: 

  • Establece límites: Aprende a decir «no» cuando sientas que tu carga emocional o sensorial es demasiado alta. Establece límites claros y comunica tus necesidades a los demás. 
  • Tómate tiempo para ti mismo: Asegúrate de tener momentos de soledad y tranquilidad en tu día a día, ya sea a través de la meditación, la lectura, la caminata, o cualquier actividad que te permita desconectar y relajarte. 
  • Encuentra un trabajo que te apasione: Si tienes un trabajo que no te permite utilizar tus habilidades y talentos naturales, es posible que te sientas más estresado y abrumado. Busca un trabajo que te permita desarrollarte plenamente y utilizar tus fortalezas. 
  • Crea un entorno acogedor: Como persona altamente sensible, es importante que tengas un entorno que te permita sentirte seguro y tranquilo. Crea un espacio en tu hogar que te resulte agradable y acogedor, y asegúrate de rodearte de personas que te apoyen y te comprendan. 

En resumen, ser altamente sensible puede ser un regalo si aprendes a cuidarte y a utilizar tus habilidades de manera efectiva. Descubre cómo puedes aprovechar tu sensibilidad para conectarte con el mundo de una manera más profunda y satisfactoria, y aprende a cuidarte para reducir el estrés y la sobrecarga sensorial. ¡Descubre la belleza de ser altamente sensible y aprende a abrazar esta característica como una cualidad única y valiosa en tu vida! 

Si te has sentido identificado y quieres descubrir si eres PAS, en solo unos minutos puedes saberlo haciendo este test.