Las herramientas motivacionales o cómo dejar de caminar con piedras en los zapatos

yyy

Algunas veces las personas naturalizamos pautas de comportamiento que nos son incómodas o nos generan malestar y hasta dolor emocional. Eso puede suceder porque nos consideramos personas dadas y creemos que nuestra historia de vida es una cuestión inconmovible. Esta sensación se podría resumir en la frase “SOY ASÍ”: Soy iracundo/a, soy fumador/a, soy tímida/o, etc. Pero estas pautas de comportamiento no nacieron con nosotros, sino que fuimos siendo de determinada manera hasta convertirnos en eso y, por ende, podemos dejar de serlo.

Muchas veces hacemos normales actitudes que nos dañan, les damos el poder de dañarnos. Hay complicaciones que se vuelven problemas y problemas que se vuelven forma de vida. Nos acostumbramos a caminar con piedras en los zapatos: esto no es imposible, solo hay que habituarse al dolor y la incomodidad. En ese sentido, la consejería motivacional es una herramienta para descalzarse el alma y quitar las piedras que nos molestan. Permite cambiar hábitos y pautas de comportamiento que están instaladas como naturales, ayudando a que los/las consultantes construyan sus propias respuestas.

Para ello se utilizan diversas técnicas: de coaching, que permiten modificar el relato que hacemos y nos hacemos de nosotros mismos; de entrevista motivacional la cual permite construir respuestas para identificar la realidad de los problemas que cada uno tiene; herramientas de terapia cognitivo conductual, que posibilitan modificar conductas que, al ser dolorosas, pueden entrar en la categoría de enfermedad que da Enrique Pichón Riviere :pautas de comportamiento enfermas que sostenemos aunque nos hagan daño. 

La propuesta es entonces la generación de un espacio donde trabajar sobre las conductas y emociones que tienen el control sobre una parte importante de nuestra vida, identificarlas y modificarlas para ser seres emocionalmente más sanos. No es una terapia infalible (ninguna lo es), pero se ha demostrado muy útil en los casos en que los problemas de comportamiento no tienen una raíz patológica.

Esta propuesta trae un soplo de optimismo para personas que se sienten condenadas a la frustración y el sufrimiento emocional. Solo se trata de abrir la puerta a este espacio de sanación y estar dispuestos al cambio. Es posible que la oruga piense de sí misma “YO SOY ASÍ, soy un gusano, sin imaginar lo bello de ser mariposa.

Alberto Rubén Farias
Correo: fariasalbertoruben@hotmail.com
IG: @liderandoemociones

si te ha gustado este post puedes echar un vistazo a el coaching: la gente quiere respuestas y esta puede ser una de ellas o también tips para cambiar tu vida.