¿Influencer, creador de contenidos o ambos?

¿Influencer, creador de contenidos o ambos?

¿Todos los influencers son creadores de contenido? ¿Y a la inversa? ¿Qué distingue a ambos perfiles? Analizamos qué significa ser influencer y/o creador de contenidos y cómo ambos creativos pueden trabajar en conjunto para conquistar una audiencia.

Las palabras son importantes, ya lo sabemos. A veces se las usa indistintamente, cuando en verdad un simple término aquí o allá puede hacer una gran diferencia. En este caso, veremos que no es lo mismo hablar de influencers que de creadores de contenido. Descubramos por qué.

Un creador de contenido es aquella persona que se dedica a producir material de calidad para distintos canales, sobre todo digitales. Se distingue por su versatilidad. A un creador de contenido se le puede pedir que produzca casi todo, siempre respetando los límites de su conocimiento. Ya sea que escriba, fotografíe, haga videos, el creador de contenidos se informa, estudia, prueba, corrige y al final nos entrega la pieza de contenido que necesitamos. Que siempre es de calidad y se alinea con nuestros objetivos.

Un influencer, por su parte, es una persona con gran capacidad para movilizar audiencias. Personaje propio de redes sociales como Instagram y TikTok, la figura del influencer tiene el objetivo de sumar seguidores e influir sobre sus decisiones, especialmente decisiones de compra. Por eso los influencers son tan importantes para las marcas. Porque pueden rápidamente generar ventas.

Diferencias y similitudes

Un creador de contenidos no siempre es un influencer. El creador de contenidos se concentra en crear contenido de calidad, muchas veces no es él mismo quien luego lo publica y lo comparte, sino que lo entrega a una marca u organización. Por supuesto que, al momento de crear, debe considerar al público, le habla a alguien. Pero lo hace a través de su contenido, no de su propia voz, rostro o vida cotidiana.

El influencer, en cambio, crea contenido y, al mismo tiempo, es el contenido que crea. Si figura, sus palabras, lo que hace es, a la vez, aquello que transmite y vende, lo que empuja a su público a tomar decisiones. El contenido que muestra suele ser corto, directo. ¿Quiere decir esto que no es contenido de calidad? Para nada. Puede ser material valioso, pero lo cierto es que la atención no se centra especialmente en el contenido, sino en la persona que lo transmite.

¿Puede un creador de contenidos ser, además, un influencer? Por supuesto, así como también un influencer es capaz de crear contenido de calidad. Si bien se trata de perfiles distintos, no se excluyen. En definitiva, los dos buscan lo mismo: producir el mensaje adecuado para un oyente en particular.

Una alianza con muchos beneficios

Si creadores de contenido e influencers unen sus fuerzas, los resultados pueden ser grandiosos. Toda empresa debería considerar ambos perfiles para su estrategia de marketing. Un creador de contenidos aportará material de calidad, pensado, pulido, trabajado como un arte. Un influencer contactará con el público, elaborará un mensaje sintético y efectivo, lo moverá a tomar decisiones y a ejecutar acciones. Cuanto más claro sea el mensaje y mejor transmitido esté, más posibilidades de conversión habrá.

Además, cada uno es necesario de acuerdo con los distintos canales de comunicación que utiliza una marca. Si un influencer es un instrumento óptimo para los usuarios que busquen consejos de compra en Instagram, un creador de contenido será la pieza clave para redactar, por ejemplo, las descripciones de los productos, los correos, los artículos, todo contenido que requiera un poco más de detalle.

Si te interesa este tema, no te pierdas el artículo sobre qué define a un creador de contenidos como tal, además de las buenas prácticas para un content creator.