Kinder o Preescolar, el primer escalón educativo

Kinder o Preescolar, el primer escalón educativo

Fiedrich Fröbel, científico alemán, creo el concepto de Kindergarten en 1840, asi es como desarrollo este programa para que las mentes jovenes pudiesen ser guiadas y formadas.

Su método es intuitivo con fines de auto-instrucción y su doctrina de enseñanza es actividad y libertad. El niño se expresa a través de las actividades de la percepción sensorial, el lenguaje y el juguete. El lenguaje oral se asocia con la naturaleza y la vida. Las actividades en su jardín de infancia incluían cantar, bailar, jardinería, jugar y auto dirigirse con los «dones» de Fröbel.

Fué el primer educador en hacer hincapié en el juguete y la actividad lúdica para aprender el significado de la familia en las relaciones humanas. El kindergarten (o kínder) posiblemente sean la primera experiencia que tengan tus hijos en un entorno escolar, o un periodo de transición entre el preescolar y la escuela primaria.

Sus Ideas pedagógicas son:

  • El estudiante debe ser tratado de acuerdo con su dignidad y dentro de un clima de entendimiento y de libertad.
  • El profesor está obligado a respetar en toda su integridad.
  • El educador debe manifestarse como un guía experimentado y amigo fiel que, con mano flexible, pero firme, guía al alumno. No es sólo un guía, sino también un sujeto activo de la educación: da y recibe orientación, pero deja libertad, aun cuando propone la actividad.
  • El maestro debe conocer los diferentes grados de desarrollo del hombre para llevar a cabo su tarea con éxito: etapas de desarrollo infancia, niñez, pubertad, juventud, madurez.

Por otro lado, en España, hasta 1970, las expresiones empleadas para referirse a este nivel suelen incluir el término párvulo. Pero, durante las últimas décadas del siglo XX, desde la Ley General de Educación (1970), el término preescolar es el que prevaleció.

En la Ley del 9 de Diciembre de 1855, se hace referencia legal a la necesidad de una educación para la infancia, resaltando esta función y llamándola entonces educación de párvulos, en un intento de reivindicar el proyecto de ley del Marqués de Someruelos de 1838.

Durante la década de 1860 las teorías Krausistas de Sanz del Río calaron profundamente en los intelectuales más críticos de la época como Emilio Castelar, Francisco Pi y Margall, Ricardo Macías, Rafael María de Labra o Joaquín Costa que conferían un espíritu crítico a la educación.

La Institución Libre de Enseñanza choca con la educación tradicional española de aquel momento y difundían esta renovación mediante publicaciones pedagógicas, como el Boletín de la Institución Libre de Enseñanza [BILE], donde colaboran figuras tan importantes como Dewey, Claparade y Montessori, entre otros.

Entre 1939 y 1970 surgen iniciativas de carácter privado, que se dedicaron a la formación de maestros y escuelas con el fin de mejorar la calidad de la enseñanza. En este movimiento de renovación se planteó la educación a niños en edades tempranas.

Durante el primer tercio del siglo XX la Educación Infantil se desarrolló de manera notable, especialmente en Cataluña, con las influencias tanto de Fröebel como de María Montessori y con la introducción de la obra pedagógica del doctor Decroly.